Search
Close this search box.

Involución necesaria?

Recuerdo la época en la que Ana y yo, visitábamos restaurantes estrellados, haciendo una muesca en nuestro revolver gastronómico en cada visita.

En esos años, eran pocas las rutilantes estrellas gastronómicas en nuestro país y….también eran pocos los restaurantes que las ostentaban.
Pero vino la Revolución Adriá, muy bien secundada por chefs como Martín Berasategui o por el precursor de la cocina moderna en España Juan Mari Arzak y algunos otros, muy pocos, que empezaron a dar lustre a la triste y olvidada internacionalmente, gastronomía patria.

Pero como cada vez que pasa un carro que parece que va por el buen camino, muchos se suben a él para ver si toca algo, empezaron a aparecer como setas en otoño, autodenominados chefs, que amparados en la gastronomía molecular (esferificaciones, deconstrucciones, liofilizaciones…) y armados de productos químicos como el glutamato monosódico, la metilcelulosa, el alginato o la xantinas y con colaboraciones e incluso asociaciones con químicos de formación, saltaron al ruedo patrio del aqui vale todo lo que sean mezclas raras.
Ya en 2008, el fallecido y respetado Santi Santamaría, retó a sus compañeros de profesión a hacer públicos los ingredientes reales que llevaban sus creaciones. El enfrentamiento entre las líneas Adriá y Santamaría estaba servido!

No seremos nosotros quienes no agradezcamos, respetemos y admiremos lo hecho por Ferran por nuestra maltrecha gastronomía. Pero sí que creemos que ese despegue sirvió de trampolín a mucho listo que “aprovechando el tirón “ , ya se sabe: a río revuelto…

Los inspectores de los neumáticos franceses, empezaron a soltarse en el reparto de distinciones y empezó la vorágine de estrellados que se convertían en una especie de estrellas del rock, endiosados en algunos casos hasta el límite, y de esto fuimos testigos nosotros, de invitar a un cliente a marcharse por no aceptar su petición de pasar un poco más un pescado porque el chef decía que el plato es así y si no le gusta…ya sabe! Hoy, Sergi Arola, protagonista desafortunado de esta historia, pulula por las televisiones chilenas, haciendo de malo, en programas del porte de El discípulo del chefParrilleros Space: Los fuegos se encienden. Todo esto tras haber abierto en su vida profesional, la friolera de 17 (si, diecisiete) negocios relacionados con la gastronomía.
Nos alegramos de que sus problemas con hacienda (le llegaron a precintar su restaurante La Broche de Madrid en pleno servicio de comidas por el impago de una deuda con hacienda, ante sus atónitos clientes) y su vida profesional se hayan encauzado..

Hoy, lo que nos preocupa es saber, cuándo los televisivos cocineros (es mucho más bonito que chef, no?) encuentran tiempo entre receta y receta y valoraciones de concursantes de realities gastronómicos (que  están siendo tan útiles para el incremento de vocaciones, como peligrosos para creer que este negocio es Hollywood…), encuentran tiempo para atender a sus, imaginamos, repletos restaurantes derivados, por supuesto, de su oferta y también de la publicidad televisiva y su conversión en estrellas.

Afortunadamente, el tiempo sigue colocándonos a cada uno en nuestro sitio y la pléyade de astros del boom de la década  del 2000, se va auto depurando y el nivel subiendo hasta donde se merece. La química se usa por parte de los cocineros de forma más comedida y las innovaciones naturales y el producto excelso mandan hoy en nuestra gastronomía.

Si chef!!!

¿Te ha gustado este artículo?
Compártelo si quieres...

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestra newsletter

Ver la Política de privacidad del sitio web.
* FINALIDAD INFORMADA
Responsable: Ana Paredes García
Finalidad: gestionar la solicitud realizada a través de este formulario.
Legitimación: su consentimiento.
Destinatarios: los datos facilitados estarán ubicados en los servidores de Loading (proveedor de hosting de unrinconenelmundo.com) dentro de la UE. Ver la Política de Privacidad de Loading.
Derechos: podrá ejercer sus derechos a, entre otros, acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos, solicitándolo a través de este mismo formulario.